martes, 8 de mayo de 2012

52 - EL FINAL DE LOS RECUERDOS

   

         En septiembre de 1973 mis padres celebraron sus Bodas de Plata, 25 años de casados que a mí me parecía muchísimo tiempo, pero que a ellos, seguramente, como también me ocurrió a mí mucho después, les había pasado en un plis-plas.


     Recuerdo que cuando yo tenía unos 10 años, y mi madre me decía que el juego de café que había en casa era de cuando se casó, yo me asombraba "¡Hala! de cuando te casaste, cuánto tiempo...", cuando en realidad sólo había transcurrido 17 años. Que diferente es la percepción que tenemos del tiempo cuando somos críos...
        
      Vino toda la familia a casa para celebrarlo. Aún me pregunto cómo pudimos caber todos en mi casa. Mis hermanos Julia y Juanito, que habían ahorrado algo para ese día, les regalaron un álbum de fotos con música que tenía las tapas decoradas con dibujos chinos, y un trípode para la cámara fotográfica de mi padre. Mi padre le trajo a mi madre un gran ramo de flores.


Mi padre y mi madre, con el ramo
de flores

         Mi padre, que no tenía carnet de conducir, se apuntó a una academia para sacárselo. Cuando lo tuvo se compró un Seat 133, de color rojo, y cuando salía del trabajo, a veces venía a recogerme a mí del mío.

El flamante 133 de mi padre

     Entonces trabajaba yo en la calle Hurtado, más arriba de Balmes, en una pequeña empresa de reclamos publicitarios, tan pequeña que solo estábamos el dueño y yo. Los clientes encargaban bolígrafos, calendarios, ceniceros, encendedores...todo con el logo de su empresa. Estuve poco tiempo porque me casé y tuve que marcharme, ya que mi jefe no quería trabajadoras con responsabilidades hogareñas.


        Por esa época murió Franco, y mi padre decía que ya era hora, que antes se tenía que haber muerto. 


Yo, en esos tiempos

      Mi tía Aurora y mi tío Pepito deseaban ser padres, pero mi tía, cuando lograba quedarse embarazada, al poco tiempo abortaba.


      Así pasaron varios años hasta que por fin, cuando tenía algo más de 40 años, consiguió pasar los primeros meses más delicados, y tuvo un niño, mi primo David.


Mis tíos Pepito y Aurora,
 con su hijo David
Mi tío se parecía
a Richard Dreyfuss

       Como nosotros vivíamos en el piso de encima, mi primo David casi siempre estaba en casa, y era un niño caprichoso y mimado por todos. 


      Era un virtuoso del olfato, tenía la manía de olerlo todo, y cuando mi madre cocinaba algo que le gustaba se asomaba a la ventana de su cocina y llamaba: "Tietaaa, huelo a macarrones ¿Puedo subir?", y ¡hala, para arriba que subía!

David con mi hermana Gemma

Esa chichonera la llevó más tarde
mi hijo Jordi

         Unos cuatro años más tarde, mis padres solicitaron un piso de protección oficial de los que habían construído en Barberá del Vallés, en el polígono Ciudad Badía (ahora Badía del Vallés). Mi tío Pepito también lo solicitó.

    Sólo mis padres tuvieron la suerte de que se lo concedieran, por lo que al poco tiempo se trasladaron a vivir allí.


Mis padres, en los años 70

    Mis tíos, sobre todo mi tía Aurora, se llevó un gran disgusto, porque se encontró muy sola sin nosotros. Le costó habituarse a no subir a casa cada día, y que nosotros no fuéramos a la suya. Aún recuerda, pobre tieta, lo mal que lo pasó.


    Para entonces, los tres hijos mayores ya nos habíamos casado y quedaba en casa la pequeña, Gemma. Como la mudanza se hizo a mitad de curso, siguió yendo a Barcelona a estudiar, y al curso siguiente se matriculó en Badía.


        A pesar de la mala fama (muchas veces injustificada, porque en todas partes cuecen habas) que ha tenido Badía del Vallés, lo cierto es que mi madre estaba encantada con su piso nuevo, que tenía ascensor y entraba el sol desde la mañana hasta la noche, ya que se había pasado la mitad de su vida con la luz encendida todo el día en el piso de Jaume Giralt.


Esta foto se hizo desde su balcón, 
en el piso 10º

      Tenía un gran comedor donde nos juntábamos toda la familia cuando  ya tuvimos a nuestros hijos. 


Mi hermana Gemma, 
con mi hijo Jordi

Mi hermana Gemma con cinco de
sus sobrinos,Jordi, Marc, Germán,
 Miriam y Marta


     Tenía un soleado balcón donde mi padre tenía sus macetas y sus jaulas con pájaros, que le gustaba criar, aunque tenían a mi madre aburrida porque lo ponían todo perdido. Pero mi padre se entretenía con ello.


Las plantas...

...y los pájaros

    Al poco tiempo de vivir allí, le diagnosticaron a mi padre una anemia aplásica, por lo que tuvo que dejar de trabajar. Siguieron unos años en los que además de medicarse, pasaba estancias en el hospital, donde le hacían transfusiones de sangre, y entonces cogía fuerzas para una temporada.


Mis padres

     Estando enfermo, un día nos confesó algo a sus hijos. Dijo que cuando tenía 18 años se juntó con malas compañías, y le convencieron para entrar una noche a robar en una tienda de la calle Sant Pere més Baix. Les pillaron, y pasaron unos meses en la cárcel. Estando mi padre preso, murió su madre (recuerdo que esto lo dijo moviendo la cabeza apesadumbrado y dolido...mordiéndose el labio inferior). Siempre se había arrepentido de ese mal momento, y cuando nos lo contó se quitó una gran carga de encima. 


     Mi hermana Julia, siempre tan comprensiva y cariñosa con mi padre, le quitó hierro al asunto diciéndole que aquéllos eran tiempos muy difíciles y había hambre, y además era casi un crío.


     Mi padre, después de este episodio, jamás volvió a coger nada que no fuera suyo.


       El 12 de Octubre de 1991 falleció mi padre, con 68 años, a causa de complicaciones causadas por su enfermedad. Estaba yo embarazada de mi tercer hijo, Anna, y al cabo de un año, mi hermana Gemma tuvo a su única hija, Alba. No las conoció, ni tampoco a sus bisnietos Martí, Júlia, Eirin y Ariadna.


     Pero sí que pudo disfrutar de sus nietos, Jordi, Marc, Miriam, Germán y Marta.
        
Mis padres con sus tres 
primeros nietos

        Mi madre, con 87 años, vive con mi hermana Julia y el marido de ésta en Barberá del Vallés. Dice, que a pesar de las penalidades que ha pasado en su infancia y su juventud, ahora tiene la suerte de estar muy bien cuidada, y tiene razón, mi hermana se desvive por que no le falte de nada.

Mi madre con sus cuatro hijos, Julia,
yo, Juanito y Gemma

         Nos faltó tiempo para preguntarle a mi padre tantas cosas...sobre nuestra familia, nuestro barrio y nuestra querida ciudad, Barcelona.

       Y hasta aquí han llegado los recuerdos, de una familia sencilla, trabajadora y unida, sobre todo, muy unida.

36 comentarios:

Mª Trinidad dijo...

Se me han saltado las lágrimas querida Montse.
Menuda historia tan conmovedora, dices muchas verdades como puños de grandes, y sobre todo tus cosas, las fotos todo es fantástico y estupendo...!!!
¿Pero sigues no,hay muchas cosas que contar, yo quiero más Montse.
Un abrazo ya dirás algo cielo.

Mª Trinidad dijo...

Se me ha olvidado Montse, la foto con tu madre , tú y tus hermanos estaís guapísimos y muy elegantes...
Le das a tu mamá, un abrazo de mi parte, por tenerte a tí y a tus hermanos, el mundo sería peor si tí y sin tu familia, se entiende tu marido, hijos tu nieta preciosa, no me quiero olvidar a nadie, y que nadie piense que me olvido, no, tod@s formais una familia de 10 Alto...
Muchas Gracias por compartirlo con nosotr@s...Y ahora como vas a seguir tu lindo blog...Ardo en deseos y ganas a ver el rumbo que toma toda esa fantástica historia...Y te diré tengo una amiga en Ciudad Badía y es la persona más honrada y buena del mundo es maravillosa, nos conocemos hace 40 años se llama Carmen.
Y a tí, que igual la conoces los maridos trabajaban juntos, y aunque la veo muy poco la tengo una gran estima, lo mismoo que a tí MONTSE.

Montse dijo...

Querida Mari Trini, es mi último post sobre mis recuerdos y mi familia. Era una parte muy importante de nuestras vidas, la infancia y la juventud, mi madre, mi padre, mi casa de Barcelona. Ya lo que queda es lo que existe en todas las casas, luchar y trabajar, nuestros maridos, los hijos, los nietos, que no digo ni mucho menos que no sea importante, claro que no, dan mucha felicidad, pero si algo nos ha marcado ha sido la infancia y es lo que he querido explicar en este blog.
Iré poniendo post a medida que vaya pudiendo, sobre otros temas, pero ya sabes que tengo poco tiempo libre y no tengo casi nada preparado.
La foto de mi madre y nosotros es de hace un año y medio, en la boda de mi hijo Germán, el que me ha hecho abuela.
Conozco muchas Carmen, así que igual la conozco a tu amiga, quien sabe.

Un beso muy fuerte, Mari Trini, y gracias por todo, por tu ayuda, tus consejos, y por animarme a meterme en esta aventura de los blogs, que nos ha gustado a todos y hemos disfrutado.
Gracias, amiga.

Gemma dijo...

Me has hecho llorar desde el 1º capítulo hasta este ¿último?...
Bueno, tambien me he reido mucho con algunos, sobre todo comentándolos.
No dejes de escribir hermanita, lo haces muy bien, con mucho sentimiento.
Que pequeñitos estan mis niños en esas fotos!!!!
Y que guapos nosotros en esa foto de la boda de Germán.
Te quiero guapa, un beso muyyyy grande.

Eastriver dijo...

Los recuerdos son muy bonitos, y la forma en que los cuentas más. En nuestro caso no fue un 127 sino un 850. Y la confesión de tu padre, un síntoma claro de su honradez. La gente no es que pueda equivocarse a lo largo de la vida, es que se equivoca en muchas ocasiones. Nos equivocamos. Todos. La nobleza está en saber reconocer a tiempo el error, modificar lo que sea necesario, y no engañarse nunca. Tuviste un gran padre, seguro.

Bueno, y ese final espero y deseo que no sea un adiós del blog. Sinceramente, espero que no nos dejes... Leo tu comentario a Trini y entiendo que no, que seguirás poniendo alguna cosa. Eso espero...

Montse dijo...

Gemma, hacía días que no lloraba escribiendo los post, pero en este último sí, ahora mismo también, no sé si de nostalgia, porque nos lo hemos pasado muy bien hablando y recordando toda la familia, nosotros, la mama, los tietes...
Menos mal que también sabemos reirnos mucho, de todo, a todo le sacamos miga para cachondearnos, como en "Polonia".
Un beso muy grande para tí, cariño.

Montse dijo...

Sí que fue un gran padre, Ramón, y le encontramos a faltar. Lo que nos contó no cambió ni un ápice nuestra opinión de él, ya que, como dices, todos nos equivocamos en la vida.

Espero y deseo seguir con el blog. Intentaré sacar tiempo, no sé de donde, pero, lo intentaré.

Gracias.

Mari-Pi-R dijo...

Pues si Montse, hay mucho en ello. Espero que seguirás escribiendo otro tema, tu vida, hay tantas cosas siempre que suelen pasar.
Tu madre se la ve muy bien, así que a todos vosotros.
Me ha gustado mucho la foto de tus padres juntos en el jardín.
Mi padre murió a los 69 y mi madre a los 84 años.
Me imagino a tu madre en el nuevo piso el buen tiempo que debió de pasar un lugar al sol es mucho, alegra el hogar y ta terraza también debía de ser un gran placer con las plantas, tan solo fue triste para tu tía el teneros tan cerca uno se acostumbra a la buena amistad y al cariño que tanto todos tenéis.
Un beso muy fuerte y espero que nos veamos este mes, ya que me voy esta semana a España.

Manel dijo...

Hola Montse. Primer de tot moltes gràcies pel teu bloc. D'ençà que hi vaig "aterrar" no m'he perdut cap nova entrada, alhora que vaig "repescar-lo" des de l'inici.He seguit atentament tota la vostra vida familiar i molt especialment tot el que fà al nostre barri d'infantesa i joventut. M'has ajudat a rescatar del pou de la memòria moltes coses i et felicito, perquè -per sort- encara les tens molt més presents. Serà per alló de "l'observació femenina"?. Jo també fà temps que penso de fer un recull de tots els meus records per que els fills i nets puguin conèixer -fins on sigui possible- els orígens familiars. De fet he conseguit reconstruir l'arbre genealògic i digitalitzar totes les fotos antigues que ma mare tenia guardades. Potser m'hi posi un dia d'aquests a començar a escriure i m'agradaria -si m'ho permets- utilitzar algunes de les imatges del barri i d'objectes (no fotos familiars) que t'has "currat" tant bé en aquest bloc.
Encara que ja haguis acabat la història familiar, suposo que no deixaràs d'escriure alguna cosa de tant en tant. ¡¡Ho fàs maravellosament bé!! De nou moltes gràcies i una abraçada.

Julia dijo...

Cuanto amor reflejas en tus escritos. Si nuestros padres nos transmitieron entre otras cosas, los valores y sentimientos de cariño, honradez, dignidad...hemos sido dignos hijos de nuestros queridos padres.

Ha sido un magnífico homenaje a nuestra familia, con fotos muchas de ellas hasta ahora desconocidas y que gracias a ti has puesto nombres y fechas, acercándonos a ellos e intentando saber mas de lo que se puede ver en unos viejos y nostálgicos retratos.

Hemos recordado juntos nuestra divertida y feliz infancia y también nuestra adolescencia y juventud, descubriendo un pasado lleno de cariño en nuestra casa de Jaume Giralt, de nuestro querido barrio, de nuestra amada Barcelona.

Tengo los mejores hermanos, habeis sido buenos hijos, estupendos padres y algunos de vosotros entrañables "yayos".

Estoy muy orgullosa de mis orígenes, de mi siempre amadísimo padre, siento muchísimo la losa que tubo durante muchos años por un desliz en su juventud.

He llorado, he reido, he sonreido, pero que bien me lo he pasado.

Muchas gracias hermana mía, continúa con tus escritos que son ráfagas de aire fresco.

Besos, besos y más besos.

Sandra Garcia Tapia dijo...

Bonito final Montse. Como todos, esperaré impaciente otro post. Un beso.

Montse dijo...

Mari-Pi, ¿Sabes que he soñado contigo esta noche? que venías con toda tu familia a Barcelona y paseabas por mi barrio. Espero que lo podamos hacer cuando llegues.
Tu padre se fue demasiado pronto, como el mío.
Aunque quiero mucho a mi barrio, comprendo que mis padres estuvieran tan a gusto en su nuevo piso, con calles amplias y mucho sol.
Hasta pronto, querida amiga, un beso.

Montse dijo...

Moltes gracies, Manel, per les teves paraules. M'en alegro de que tú també facis un recull dels teus records, crec que els nostres fills i nets u agrairan algún día. Aixó de l'arbre genealógic es una feina molt agradable i dona sorpresas, potser amb més temps hagués trobat més historia dels meus familiars.

I tant que pots utilitzar les images que vulguis, com diu la Mari Trini, tot es de tots.

Com he dit abans, intentaré escriure alguna cosa, encara que tinc manca de temps lliure.


Una abraçada.

Montse dijo...

Julia, tenemos nuestros defectos, como todo el mundo, pero somos una buena familia, y por si se nos había olvidado, esta historia nos lo ha recordado, aunque siempre decimos comparándola con otras, que debemos ser nosotros los raros.
Me imagino que has llorado lo tuyo con este último post donde hay recuerdos dolorosos del papa.

Empecé esta historia diciendo que os quería, y la voy a acabar igual

¡OS QUIERO UN MONTON!

Montse dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Josep dijo...

Estoy seguro que todos pensamos lo corto que ha sido, y sin embargo han sido muchos años. También estoy convencido, y lo podría decir en nombre de todos que os hemos cogido cariño. Ha sido una historia conmovedora, graciosa, con penas y alegrías, con barrios antiguos y otros de nuevos, con sol y sin él.Padres maravillosos y niños con "gorra de cop" que pasan de un niño a otro. Puerto con golondrina y Parque Guell.Trabajando aquí y allá. Barrios y empresas conocidas, y gente estupenda que te ha seguido, pero sobretodo honradez, amor y dignidad. Ha sido maravilloso conocerte Montse.
Espero que tengas un poco más de tiempo para contarnos algo que se te ha olvidado.
Sabes una cosa Montse, a mi también me gustaría saber subir al desván de la memoria para sacar las cosas y saber contarlas. El desván es un lugar que habría que visitarlo más a menudo. Mientras escribo esto me viene a la memoria un profesor que muchas veces decía una frase que hasta pasado muchos años no logré entenderla. Él la decía como algo lapidario: “A este desván van a parar los recuerdos que uno desearía olvidar y jamás se atreve a tirar”. Esta vez -contigo- no ha sido así, al contrario.
Abrir esta puerta es como deslizarse sin querer hacer ruido en el pasado, pero no en el propio sino en el compartido por toda la familia. Lo cierto es que uno tiende a imaginar un desván en forma algo abstracta, con telarañas, muebles cubiertos de polvo, poca luz, cosas cubiertas con una sábana… Con una sábana!, siempre me ha dado un poco de repelús ver las cosas cubiertas con una sábana. Creo que es una forma más cruel de arrinconar las cosas; viene a ser como si dijera: “Estás ahí, te he arrinconado del todo porque no quieres irte.
En realidad no sé porque he venido, me dio quizás un ataque de nostalgia, la sensación de querer estar mucho tiempo con mi pasado, como si mi presente se fuese a diluir en cualquier momento. No suelo dejarme llevar por todo esto, pero necesitaba respirar aquel aire que ya no me acordaba como era. El aire de un desván, el desván de cada uno solo es el aire de uno, de uno mismo, de sus cosas y de muchas partes de la familia....

Hasta prondo amiga.

Un petó

Montse dijo...

Gracias, Sandra, un beso para los tres, y para mi nieta también un achuchón.

Montse dijo...

A ese desván, querido Josep, subo a menudo y encuentro cosas que cuando las cuento me dicen, sobre todo mi hermano, que es imposible que las recuerde. Como una especie de merendedero de estilo colonial que juraría que había en el Parc de la Ciutadella, al lado del lago, o una especie de vitrina con estantes rematados con una puntilla, empotrada en la pared del comedor de mi casa, en la que seguramente mi abuela Julia colocaba los vasos...

Yo también me alegro de haberte conocido, y con esa gran sensibilidad que tienes, con la que tantas veces logras emocionarme como hoy, serías capaz de contar tus recuerdos de manera entrañable.

A mí también me da repelús las cosas tapadas con sábanas, Josep.

Un petó, amic meu.

Mª Trinidad dijo...

Hola Montse:
Ahora mismo son las 5:30 de la madrugada, he madrugado por lo de Francia y la ruta y tumba de María Magdalena...!!!
He leído todos y cada uno de los comentarios de los que te han seguido y seguirán en tu estupendo blog, y otra vez me he emocionado, tienes una familia 10 y muy alto, y unos seguidores de fábula,Ramón, Mari-Pi-R, Manel ,josep y los de tu familia, son maravillosos llenos de sensibilidad y cariño hacia tí y toda tú familia, puedes estar muy orgullosa amiga Montse.
Un abrazo y muchas Gracias BFDS.

Enric H. March dijo...

Montse, i ara què? Ens deixes?

Ja m'havia acostumat a mirar per la finestra i sentir la teva veu explicant històries que en algun cas s'assemblen tant a les meves. Ara em quedaré orfe.

El meu pare també em va fer una confessió com la del teu. Va estar a la presó per vendre material robat (no per ell, però sabia que era robat), a principis dels anys 40.

No sé si tens pensat fer un altre bloc de records, però t'animo a que ho facis. Si no tens res pensat, què et sembla parlar de llocs del barri desapareguts. Va, sí! Parla'ns del Triunfo, del Manila...

Una abraçada.

Montse dijo...

Gracies, Enric, m'has fet somriure amb el teu comentari.
Pot ser que em passi com al Pep, "m'he buidat i necessito omplirme", jajaja.
M'agradat lo del Triunfo i el Manila, perque precisament aquesta setmana, a traves de mail amb els meus antics companys de l'escola, amb els qui, fa pocs dias, m'he tornat a trobar virtualment, parlavem dels cines del barri, i esclar, no podien faltar aquest parell, tan entranyables.
Gracies per animarme a seguir amb el blog, tinc manca de temps, pero intentaré buscar un foradet.
Una abraçada.

Enric H. March dijo...

Estaré atent. Mentrestant, fes-li un cop d'ull a aquest apunt: http://enarchenhologos.blogspot.com.es/2012/05/premis-i-blocs.html

iruna dijo...

m'ha agradat molt llegir-te, monste, i només t'he llegit los últims escrits. m'has atrapat amb la "chichonera", veigues. no n'he vist mai cap de veritat, a pesar que ma mare m'aconsellava que li'n posés una a mon fill quan començava a voler caminar.

contes un munt de detalls i amb molt de carinyo. dius que tens poc temps, però tu tranquil·la, que aquí ningú mos posa presses. al teu aire, espero que pugues continuar escrivint... i "buidant-te". (pot semblar raro, però moltes vegades és buidant-mos com mos omplim)

he arribat a tu gràcies a l'enric.

Lluís Bosch dijo...

He conocido el blog gracias al premio Liebster, ya ves. He acudido con curiosidad, puesto que yo nací en la calle Verge del Pilar, muy cerca de Santa Caterina.
La familia también se ha ido muriendo (he dedicado algunos apuntes del blog a eso) y ahora a veces bajo a dar una vuelta por el barrio. Aunque muy cambiado, hay algo que sigue impasible.

Montse dijo...

Enric, m'hi he quedat "anonadada". Vaig començar a escriure els meus records animada per la Mari Trini, que es molt maca i té un dels millors blogs que conec, sense pensar en cap moment que els llegería algú més que la meva familia i ella mateixa. M'ha sorprés, gratament, veure que altres personas amb un nivell cultural molt més alt que el meu, tú entre ells, han "disfrutat" amb les peripecies de la familia Mora Hernández.
Moltes gracies.

Montse dijo...

Iruna, el teu blog, es sencillamente, preciós. No he pogut llegir més que l'últim, pero pots estar ben segura que llegiré els altres.
Li dono gracies al Enric per aproparnos uns al altres. Desde que m'he ficat en aixó dels blogs he conegut, virtualmente esclar, a un munt de gent molt interesant i de la que s'apren moltísim.
Perdona el meu catalá escrit, pero no estic acostumada.

Montse dijo...

Lluis, por la calle Verge del Pilar pasaba cada día para ir a mi primer colegio de Sant Pere més Alt, estaba enfrente de la iglesia que ahora ya no existe.
Recuerdo que en esa calle había una tiendecita que se bajaba uno o dos escalones, donde vendía pequeños juguetitos y golosinas, tú ya no la habrás conocido, seguramente.
Yo también voy a menudo por el barrio en el que, como dices, sigue habiendo algo impasible, o quizá lo queremos ver nosotros así, insistir en el recuerdo que tenemos de él porque nuestra infancia sigue allí.

Enric H. March dijo...

Montse, al final, tot és una qüestió de sensibilitat. Mai acabem de saber com i per què arribem a commoure la gent. Creiem que estem parlant de coses que només ens afecten a nosaltres sense saber que hi ha moltes experiències compartides amb persones que no hem conegut mai.

Pel que fa al teu català, no t'amoïnis: és més que correcte. Sóc professor de català i de castellà, així que les veig venir per tots costats ;)

I no pateixis gens per aquesta arribada de gent que et llegeix. Segur que hi són igualment, però no diuen res.

Mari-Pi-R dijo...

Hola Montse te tienes que crear un nuevo blog, ya que te echo de menos con tus publicaciones, hay infinidad de temas de que hablar, tan solo ponerse tranquilamente en ello.
Un abrazo y gracias por tu visitas

Montse dijo...

Hola, Mari-Pi, mi intención es hacer un nuevo blog, pero ahora mismo tengo mucho trabajo y apenas tengo tiempo para dedicarle, ni siquiera lo tengo para ojear los blogs que me gustan y normalmente visito. Espero poder hacerlo un poco más adelante.
Muchas gracias y un beso.

Mª Trinidad dijo...

MONTSE, SE TE HECHA MUCHO A FALTAR.
UN BESO Y BFDS

Montse dijo...

Y yo vuestro cariñosos comentarios, Mari Trini.
Un beso.

Miquel dijo...

Son los recuerdos de una vida. Conozco un pelín Badia del Valles, trabajé mucho tiempo enfrente, en Barberá...pero iba a la piscina de Badia, la descubierta...creo que era de las mejores...salut

Montse dijo...

Miquel, antes de vivir en Sabadell viví casi 20 años en Barberá, así que somos más del Vallés Occidental que de Barcelona, pero sigo sintiéndome "barcelonina".
Yo también he ido alguna vez a la piscina de Badía, aunque mis hijos hacían los cursillos de natación de verano en la de Barberá, la antigua que ahora ya no existe.
Gracias.

Mª Trinidad dijo...

Un paseo por tu blog querida Montse y esperamos tu vuelta...!!!
Muchos besos y abrazos.

Montse dijo...

Volveré, Mari Trini, como las oscuras golondrinas, jaja, pero ya sin recuerdos, bueno, quizá alguno caerá, porque siempre están en la mente.
Un beso, guapa.