miércoles, 25 de abril de 2012

48 - LA FARMACIA PUJOL - (I) - NURIA Y MONTSE

 
        Mis hermanos mayores, Julia y Juanito, ya trabajaban, la una en Laboratorios Ern, y el otro en Hilaturas Fabra y Coats. Al mediodía, mientras comíamos y oíamos por la radio el programa "El clan de la una" por Radio Juventud, Julia nos contaba los chistes que había oído en la oficina. Bueno, intentaba contarlos, porque cuando iba por la mitad se acordaba del final y no podía parar de reir, así que todos nos contagiábamos y reíamos antes de saber como acababan. ¡Continúa igual, no es capaz de explicar  uno entero!

Juanito, yo, Julia (con la toga en el pelo) 
y Gemma, a la hora de comer

    A los quince años me llegó la hora de incorporarme al mundo laboral, y comencé a trabajar en la farmacia Pujol (antigua Pujol y Cullell), en la calle Pelayo, 56. Por las noches, para acabar los estudios de Comercio, seguía yendo al colegio-academia Pelayo, donde la pequeña Gemma cursaba sus estudios durante el día.

Fachada de la farmacia en 
los años 20

Esta foto es de los años 70

      Además de la farmacia, estaba el Centro de Específicos Pelayo y el laboratorio farmacéutico Pelayo. Este estaba situado en la calle Tallers y se comunicaba con la farmacia a través de unos, para mí, lúgubres pasillos interiores.


    LA-PE (Laboratorio Pelayo) producía, entre otras cosas, las cápsulas anticatarrales EUPITA, de las cuales yo conocía la publicidad por haberla visto en numerosas ocasiones, ya que su imagen se te quedaba grabada en la retina.


    Yo era recepcionista y telefonista de la centralita que había en la oficina, situada en el primer piso de la escalera (donde había una administración de lotería) que estaba justo al lado de la farmacia. En la oficina debían haber trabajando, si no recuerdo mal, unas doce personas. Montse, Nuria y yo éramos las únicas chicas de la oficina, y casualmente, las tres habíamos nacido bajo el signo de Libra.

Soy yo

     En aquellos años estaba muy en boga el tema de los signos del Zodíaco y cuando conocías a una persona, una de las primera preguntas que se hacía era "¿De qué signo eres?". Entre las tres conocíamos un sinfín de personas de nuestro signo, y decíamos siempre que deberíamos fundar un  "Club de los Libra".
     
    Nuria, una de las personas más simpáticas y alegres que he conocido, además de guapa, vivía, como yo, en el barrio de Sta. Caterina, en la calle Fonollar, por lo que cada día iba a esperarla a su portal para irnos juntas al trabajo. A veces, en la oficina nos cambiábamos la ropa y ella se ponía mi vestido minifaldero, y yo el suyo, que me quedaba aún más corto porque es un poco más baja que yo.

La morena de mi lado
 es Nuria

     Cuando salíamos de trabajar al mediodía, pasábamos por Jorba Preciados y nos probábamos la ropa sin intención de comprarla ¡Qué gamberras!. Creo que las dependientas ya nos tenían el ojo echado.

      Montse, que era tres o cuatro años mayor que nosotras, sieeeempre llegaba tarde al trabajo (a veces el Sr. Pujol, nuestro jefe, preguntaba por ella y decíamos que estaba en el lavabo cuando en realidad no había llegado), y nada más llegar se pintaba en los párpados dos rayotes gruesos con un lápiz negro, rasss y rasss,  mirándose en el escaso reflejo del vidrio que había rodeando el habitáculo de la recepción, en el que había la centralita que yo atendía. El maquillaje, claro, le quedaba como le quedaba.

      Cuando iba a la playa sólo tomaba el sol de cara, por lo que estaba morena por delante pero blanca por detrás, o se peinaba sólo por delante y por detrás llevaba el pelo enredado. O a falta de un botón en la falda se ponía un imperdible que se quedaba perpetuo. ¡Cómo nos reíamos con ella de estas cosas! Decía que como por detrás no se veía, ya le estaba bien.

     Pero esas cosas no representaban ningún  obstáculo para que todos los chicos se enamoraran de ella, ya que, sin ser extremadamente guapa, era muy llamativa y tenía "dos poderosas razones", pero sobre todo les gustaba su carácter tan extrovertido, ¡la de corazones que había roto! porque todo el que quería su amistad, la tenía, pero nada más, porque Montse tenía novio.

Montse era una 
morenaza

      Había conocido a su novio, un madrileño que era ingeniero de puentes y caminos, por correspondencia, y mantenían el noviazgo a través de cartas, ya que él vivía en Madrid. 

    A Montse le gustaba matricularse en cursos diversos, psicología, decoración...y lo que aprendía nos lo explicaba a Nuria y a mí, por lo que nosotras dos teníamos algunas nociones de lo que ella estudiaba.

     Montse y su novio se casaron en Sant Joan de las Abadesas, donde llegó para la boda, la familia madrileña de Manolo, el novio, y pudieron ver que el vestido de la novia era el traje típico catalán, pero blanco. No sé si les haría mucha gracia...

Montse de catalana,
y Manolo de ingeniero


        En la farmacia, preciosa y con grandes murales pintados, lo que provocaba que entrara en la farmacia un gran número de personas sólo para admirarla, había varios empleados, casi todos mayores ya que habían comenzado a trabajar allí desde muy jóvenes, en los tiempos en que, según nos contaban, la farmacia no cerraba nunca sus puertas y permanecía abierta de día y de noche. Estaba el Sr. Colomer, el Sr. Prats, y el Sr. Serra, amables y divertidos, la Sra. Emilia, que era la cajera, un poco rancia, y la Sra. Carme que estaba en el mostrador de Ortopedia y cosméticos, que era una mujer bastante instruída y le gustaba escribir poemas. Todos ellos excelentes personas.

El gran mostrador de la farmacia

Al fondo estaba el mostrador de los 
preparados farmacéuticos, con sus 
tarros preciosos de cerámica

Uno de los murales pintados en
la farmacia

En la foto reconozco al Sr. Serra,
Reyes, Josep Mª, José Luis, Bermejo...

   Pero con quien teníamos más confianza era con los tres chicos de nuestra edad, más o menos, que eran Mariano, Reyes y Josep Mª. De éste último hay para hablar largo y tendido, ya que tenía distintas y variopintas aficiones.

       En el próximo post lo cuento.




     

20 comentarios:

Mª Trinidad dijo...

GUAUUUU...ya llegamos donde te conocí, con la farmacia de Pelayo, esto se pone interesante querida Montse...espero impaciente los próximos post...
Un abrazo y muchas gracias, en la foto con la cascada de agua detrás estás preciosa...
Un beso.

Júlia dijo...

Que preciosidad de farmacia y que buenas compañeras y amigas tenías, seguro que fué una etapa muy enriquecidora y entrañable digna de recordar.

La foto que estamos en nuestro comedor, parece sacada de una película de Fellini, Juanito con su camiseta Imperio, tú guapísima con tu preciosa melena recogida, Gemma con mirada curiosa, todos sentados en nuestras sillas verdes de skai.

No recordaba el detalle del vestido de novia de tu amiga Montse. Era bien original, si yo me volviera a casar y con lo "cabreada" que estoy con el "apretamiento" a los catalanes, lo hacía vestida de Pubilla.

Muy bonitas imágenes.

Bona nit y molts petons.

Mari-Pi-R dijo...

Ya tengo algo en común contigo, mi primer trabajo fue en una farmacia.
Bonitos recuerdos, besos

Montse dijo...

Sí, Mari Trini, aquí es donde nos conocimos y me animaste para escribir y explicar estos recuerdos. Cómo te lo agradezco,con esta historia mi familia ha hecho un buen ejercicio de memoria, especialmente mi madre en los primeros post, mis hermanos y yo hemos reído y hemos llorado, y mis hijos y mis nietos sabrán cosas de su familia que de otra manera se hubieran perdido.
Muchísimas gracias, y un beso muy fuerte.

Josep dijo...

Precioso Montse, precioso. Yo ya no insisto en a quien me recuerdas cuando escribes, pero sigo pensando igual.Cuando he visto la foto que estaiscomiendo yo también me he acordado de Fellini. Es un calco.

Un petó.

Montse dijo...

La foto del comedor es chulísima, Juanito me decía !No se te ocurra poner esa foto que estoy en camiseta imperio y calcetines blancos! era la moda de entonces, y además él está guapo hasta con un loro en la cabeza, jajaja.

El vestido de novia se lo hizo una modista que cosía los trajes de época para las obras de televisión de Estudio 1, yo la había acompañado a probárselo.

Julia ¡de pubilla y "Els segadors" de marcha nupcial! jaja.

Petons, bonica.

Montse dijo...

Mari-Pi-R, las dos en una farmacia, pero seguro que tú tenías algo que ver con la química, yo era oficinista solamente, aunque me conocía los nombres de los medicamentos por los albaranes que hacía, y alguna noción de para que servían muchos de ellos, tenía.

Un beso muy fuerte.

Montse dijo...

Si es que los italianos y los españoles son primos hermanos, Josep, cuánto parecido hay en las costumbres de ambas culturas, y qué bien las retrataba Fellini.

Moltes gracias, un petó.

Mª Trinidad dijo...

Querida Montse, las gracias te las doy yo a tí por ser como eres, ni se te ocurra cambiar, tú no sabes lo humano y bonito que es tu blog y lo bien que lo haces, y eso es bueno tu familia está muy orgullosa de tí, tus hermanas tan cariñosas y guapas como tú, por fuera mucho , pero por dentro sois una familia maravillosa, a tu madre le das un fuerte abrazo por hacer estos hijos con tanto Amor, y tu padre seguro que donde está ve como sus hijos lo quieren, él vela por vosotros y os protege, lo único que son tiempos muy díficiles para tod@s nosotros que luchamos día a día para poder tener una vida mejor para los nuestros...
Montse, tengo un largo fin de semana libre, he empezado ya, y hasta el miércoles no vuelvo...
Un beso y nos llamamos, de acuerdo.

Gemma dijo...

Me encanta esa foto.
Cualquier momento era bueno para sacar la cámara!!!
Julia y sus chistes! Siempre empieza por el final. JAJA!!!
Mª Trini, tienes razón. Montse está muy guapa en esa foto.
Para mi, siempre están guapos, pero lo más importante es lo bien que lo pasamos cuando estamos juntos.

Josep dijo...

MONTSE, PER MOLTS ANYS!!!!!!
UN PETÓ.

Mª Trinidad dijo...

Hola Mari Trini, como va todo?. Queria saludarte y después me he acordado que hoy es el santo de Montse. No tengo su correo, si la felicitas, por favor hazlo también de mi parte.

Espero que pases un buen fin de semana, y que descanses un poco.
Un beso!

Montse dijo...

Gemma, y mira que pasan los años y Julia continúa igual con los chistes, pero es que ahora me pasa a mí también. La única que sabe explicarlos con gracia eres tú, salerosa.
Qué agradecidos estamos al papa de que hiciera tantas fotos, ahora es cuando nos damos cuenta.
Besos, cariño.

Montse dijo...

Moltes gracies, Josep!!
Petons.

Montse dijo...

Mari Trini, muchas gracias, pero ¿Ese mensaje es tuyo? Es que no me queda muy claro.
Besos, guapa.

Josep dijo...

Hola Montse. Este mensaje que te ha dejado Mari Trini es mio. Yo se lo he pedido para felicitarte por correo.
Seguramente a la paloma mensajera de nuestra común amiga se le habrá caido mi nombre por el camino.
Felicidades.

Montse dijo...

Me lo he pensado, Josep, jaja, gracias.

Mª Trinidad dijo...

JOSEP:
Perdona no lo he hecho, correctamente tu, me perdonas guapo.
UN BESO.

Mari-Pi-R dijo...

Me acabo de enterar que hoy es la Virgen de Montserrat.
Muchas felicidades amiga, que la "Rosa d'abril y la moreneta de la serra" te acompañen en tu vida.
Besos fuertes

Montse dijo...

Muchísimas gracias, Mari-Pi-R. Un abrazo y un beso.