lunes, 9 de enero de 2012

1- REFORMAS EN EL VIEJO PISO

   
   Nuestro padre, Juan Mora Merino, iba a reformar el viejo piso de Jaume Giralt, 36, 1º1ª (ya no existe, el ayuntamiento lo derribó) donde habíamos nacido él y sus hijos, menos la pequeña Gemma que nació en el Hospital Sant Pau. Nos quedamos con una habitación menos, pero convirtió el pequeño comedor en un salón-comedor, donde pudimos poner un sofá y sillones para ver la tele.


  Mi hermana Gemma y mi padre en el sofá, años 70


 Mis padres el día de sus Bodas de Plata, año 1973


Sus cuatro hijos: Montse (yo), Julia (no quería salir en la foto), Gemma y Juanito, años 70
Mis tíos Pepito y Aurora, 
Julia pintándose las pestañas
 y Gemma, años 70

   En otra de las habitaciones, puesto que era grande, hizo un cuarto de baño que constaba de lavabo y ducha. Por fin tuvimos intimidad para asearnos en lugar de hacerlo en la fregadera de la cocina, donde para bañarnos usábamos un barreño grande y poníamos una sábana tapando la ventana que daba al patio interior para que no nos viesen los vecinos.


Mi querida calle Jaume Giralt vista desde el balcón, al fondo la calle Sant Pere més Baix


  Había en el comedor una puerta que era el WC, un cubículo que no llegaba a un metro cuadrado, que anteriormente había reformado mi padre quitando la comuna, que era una especie de banco hecho con material de obra en el que había un agujero conectado al desagüe y una tapa de madera y en el que echábamos agua llenando un cubo en la fregadera de la cocina.




Comuna parecida a la que había en casa


   También desaparecieron los azulejos antiguos que eran blancos con dibujos azules, muy bonitos, y en los que yo veía, como en las nubes, diferentes figuras cada vez. Había colgado un gancho donde se ponían trozos de periódico o, con suerte, papel fino de envolver los productos en la perfumería donde comprábamos. Mi padre puso unos azulejos de color azul claro y un WC con cisterna, así que se acabó el llenar cubos.

 Los antiguos azulejos eran parecidos a éstos...


...o a éstos


  Se cambió el suelo de todo el piso que era de baldosas rojas que se pintaban con pintura de esmalte de vez en cuando y se iba desgastando el color, y puso terrazo de color pajizo.

  En una de las habitaciones, que llamábamos "cuarto oscuro", porque no tenía ninguna ventana, al quitar el suelo viejo descubrimos en una esquina un agujero con trozos de vidrio y periódico antiguo junto con los restos de un ratón, el esqueleto y pelusilla. Parece que nuestro abuelo Joan Mora Laguarda, había hecho una encerrona al roedor.

  Cuando se levantó el suelo de la habitación de mis padres vimos una gran mancha oscura de color morado  y nos contó mi padre que en esa habitación su padre y su tío Ramón elaboraban tinte para los zapatos que comercializaron con el nombre de "Dos moras", por el apellido de ambos, y que en la caja del betún habían dibujadas dos mujeres árabes. El producto se había ido filtrando a través del suelo y se había convertido en una gran mancha debajo de las baldosas.
    
      ¡Mis hermanos y yo estábamos emocionadísimos con el descubrimiento!



No, éste no es el betún de mi abuelo, 
me imagino la caja más bonita


 Mi abuelo Joan Mora Laguarda...


...y su hermano Ramón

    Todo indica que no tuvieron mucha fortuna con el betún, pues nuestro abuelo siguió trabajando como limpiabotas en un salón que había en Via Laietana justo enfrente de la comisaría de Policía. Al parecer la economía era muy mala y contínuamente tenía que pedir adelantos a su jefe para poder salir adelante y mantener a sus tres hijos, Joan, Alfredo y Elisa.




 Un limpiabotas como mi abuelo


La primera foto de la tieta Elisa...


...y la de mi padre, Juan


   

22 comentarios:

Mª Trinidad dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mª Trinidad dijo...

Hola querida Montse:
Es un honor ser la primera en ponerte un comentario...!!!
Bravo amiga Montse, preciosa tu vida, tu historia y tu blog, te ha quedado fantástico, muy fino el diseño y sobre todo tu persona y sensibilidad, mi más sincera enhorabuena.
Un beso muy fuerte...

Gemma dijo...

El hartón de llorar con nuestros recuerdos; pero no de tristeza sino de alegría por tan buenos momentos, por la unión que tenemos y tu BUENA MEMORIA. Besos guapa...

Montse dijo...

Muchas gracias, Mari Trini, por tu ayuda y por animarme a escribir las cosas que el tiempo se encarga de olvidar. Besos.

Montse dijo...

Gemma, nos queremos tanto los hermanos que hay que pregonarlo a los cuatro vientos. Un beso, cariño.

Miquel dijo...

Me ha gustado mucho el blog. Vengo de parte de MTrinidad, que me ha dicho que es magnífico. Lo de la comuna me ha hecho gracia y verdaderamente es una anécdota....yo lo hacía en el campo de pequeño, así que sin comuna ¡¡¡ salut y por muchos años. Miquel

Mª Trinidad dijo...

Estoy muy contenta querida Montse, me he emocionado mucho como si fuese mi famila, Bravo por la fantástica familia de Montse Mora, un abrazo y Miquel eres único, como tú no hay dos, y rompieron el molde contigo Muchas Gracias Montse, por hacerme pasar esta tarde tan felíz, un besazo y de los gordos.
Tu amiga Mari Trini.

Júlia dijo...

Estoy tan emocionada que no puedo describir lo que siento al ver reflejada nuestra historia escrita por mi hermana Montse, con esa sensibilidad, dulzura y grandísimo sentido de humor que la caracteriza y que los hermanos conocemos tan bien. Nos queremos ahora y siempre. Mil besos

Mari-Pi-R dijo...

Tu blog me ha sido recomendado por M Trini, me gusta tu blog, ya verás la cantidad de recuerdos que te van a venir escribiendo sobre tu vida.
Yo conocí en casa de mi abuela una comuna del estilo.
Mucho animo y a continuar

Mª Trinidad dijo...

Es normal que estés emocionada hasta yo que sois mi nueva familia virtual estoy emocionada, Montse es una gran mujer y como has dicho tú querida Júlia llena de sensibilidad y cariño a su familia y a su ciudad Barcelona, sin menospreciar a Sabadell, mi ex ciudad, a cada cual lo suyo...!!!
Ya podéis estar orgullosos de Montse, ella se lo merece y vosotros también, un abrazo a toda la familia de mi parte Aúpa Montse.

Josep dijo...

Hola Montse, pasé el otro dia y como no había nadie me hice seguidor y me marché. Ahora estaba escribiendo a Mari Trini y se me ha encendido la bombilla. Montse!! y aqui estoy. Tienes un blog precioso, como la historia de tu familia. lo del baño era típico en aquellos tiempos, ya lo dice una canción de Serrat "Temps era temps
que més que bons o dolents
eren els meus i han estat els únics.
Temps d'estraperlo i tramvies,
farinetes per sopar
i comuna i galliner a la galeria."
Nosotros lo teniamos todo.
Montse en la calle Jeume Giralt mis padres tenian un pariente que tenia allí una imprenta. Se llamaba Solsona, creo que era de las más antiguasde Barcelona.
Bien, mi más sincera enhorabuena en este mundo, y te deseo que dure muchos años. Es precioso y lleno de sensibilidad.
Un beso.

Nacora dijo...

Bueno, después de todo el esfuerzo día tras día escribiendo todo, buscando, escaneando, recortando imágenes, buscando otras por Google, aprendiendo a utilizar el blog y tal, parece que ha merecido la pena =D

Es increíble que te acuerdes de tantas cosas, y de tantos nombres, y anécdotas miles. Pero mira, así siempre tendremos este recuerdo de la família Mora, que aunque no sea mi primer apellido, también formo parte de ella!

A ver si subes pronto el segundo capítulo, que todos esperamos poder leerlo!

Un beso mama =)

Mª Trinidad dijo...

Maravilloso comentario, una delicias, y a los que no sois Mora y sois de la misma familia ,lo mismo, a tod@s un abrazo.

Sandra Garcia Tapia dijo...

Montse, la historia preciosa y la forma de contarla entrañable. Sin embargo, lo que más me ha emocionado son los comentarios. Cuánto amor y cuánta unión hay entre los herman@s. Me alegra formar parte de esta gran familia :-)

Montse dijo...

Julia, un beso para tí y otro para la mama, que seguro que viendo la historia se acuerda de más cosas y nos las cuenta, tiene buena memoria.

Montse dijo...

Gracias Miquel, como puedes ver es un blog de "estar por casa", ni comparación con los vuestros tan interesantes. Pues sí, se hacía en el campo y también en los corrales, en otro capitulo cuento la experiencia de mi hermano con los corrales. Saludos.

Montse dijo...

Mari-Pi-R, gracias por tu comentario, es un blog sencillo como mi familia, pero vale la pena recordarlo. Muchas gracias.

Montse dijo...

Josep, antes de nada me alegro que estés recuperado. Preciosa la canción de Serrat, me ha gustado mucho que la pusieras aquí, cosas como esta canción nos une a los barceloneses con nuestra querida ciudad. Muchas gracias, un abrazo.

Montse dijo...

Anna, cariño, al final tu madre se convierte en bloguera, con tu ayuda y la de Mari Trini conseguiré manejar este trasto como vosotras. Un besazo.

Montse dijo...

Sandra, y yo me alegro de que tú y mi preciosa Eirin también forméis parte de ella. Os quiero a todos un montón, un beso de tu suegri.

I. dijo...

Montse! Este es otro pasito más! Me ha encantado este primer capítulo y ya estoy esperando con ansias los siguientes. Un beso muy fuerte!

Montse dijo...

Muchas gracias, bonica, y sobre todo por haberme ayudado con las fotos de mi familia. Un besito.