miércoles, 11 de enero de 2012

2- FAMILIA MORA - FAMILIA MERINO


   Los orígenes de nuestra familia por parte paterna de los que tenemos constancia son los de nuestros tatarabuelos Joan Mora y Josefa Torrens, de La Pobla de Lillet, y Jaime Laguarda y Margarida Bertrán, de Alp.


La Pobla de Lillet 1918


Pont románic - La Pobla de Lillet

 Paisaje de Alp


Alp en la actualidad


   Los primeros tuvieron a nuestro bisabuelo Joan Mora i Torrens, y los segundos a nuestra bisabuela Rosa Laguarda i Bertrán, que se casaron el 10-11-1894.


Mi bisabuelo Joan Mora i Torrens

Mis bisabuelos Joan Mora i Torrens
 y Rosa Laguarda i Bertrán con dos
 de sus hijos,  Ramón y Buenaventura

   Estos tuvieron a nuestro abuelo Joan Mora Laguarda, nacido el 20-3-1897, en La Pobla de Lillet.

      Tuvieron tres hijos más, Buenaventura, nacido en el año 1900, Ramón y Pepito.


      Mis bisabuelos Joan y Rosa, junto con sus hijos, abandonaron La Pobla de Lillet y se vinieron a Barcelona, al piso de Jaume Giralt, 36.


El de las manos en jarra es mi abuelo Joan



 Preciosa imagen nevada de La Pobla de Lillet


La Pobla de Lillet - Monasterio-Absides


Jardins Artigas, de Gaudí - La Pobla de Lillet


Tren del ciment - La Pobla de Lillet

Aquí hay información sobre La Pobla de Lillet.


    Todos los primeros varones nacidos en la familia se llamaban Joan, como nuestro padre y nuestro hermano. Este último rompió la tradición familiar cuando a su primer hijo le puso el nombre de Marc. Mi padre nunca se opuso, pero le hubiera gustado que su nieto se llamara también Joan.


Mi abuelo Joan

  Mi abuelo Joan, que trabajaba de limpiabotas, conoció a nuestra abuela Julia Merino Méndez, con la que se casó.



Mi abuela Julia Merino Méndez


Mis abuelos Joan y Julia el día de su boda

   Mi abuela Julia era de Alcalá de Henares, de donde quiso escapar de la pobreza y la necesidad, pues eran 21 hermanos, una de ellas ciega y nuestra abuela había llegado a ir con ella a pedir limosna. Así que se despidió de su madre, Eulogia, y de sus hermanos y se marchó a Barcelona donde se puso a trabajar como sirvienta.


 Kiosco en Pl. Cervantes - Alcalá de Henares


Pl. de Cervantes - Alcalá de Henares


 Mis bisabuelos, Victoriano Merino y
 Eulogia Méndez, de Alcalá de Henares

Mi bisabuela Eulogia


 Mi bisabuela Eulogia


Mi abuela Julia Merino Méndez


   Ramón, uno de los hermanos de mi abuelo, trabajaba en la Compañía del Gas. Pepito, otro hermano, hizo fortuna como "drepaire". Y el otro hermano, Buenaventura, trabajaba como chófer, y hemos descubierto a través de la hemeroteca de La Vanguardia un artículo que hablaba sobre una detención que le hicieron en el año 1923.


Es este:


5.—Jueves 16 de Agosto de 1923




Tenencia de explosivos

Ha sido detenido y puesto a disposición
del juzgado Buenaventura Mora Laguarda,
de 23 años, casado, chófer, habitante con
sus padres, en la calle de Jaime Giralt, 36,
primero, primera, al que se le ocuparon dos
cartuchos de dinamita, cinco fulminantes,
veinticuatro cápsulas 1 de revólver, una navaja,
siete cartuchos de fusil vacíos, excepto
uno, y un revólver roto.
Según parece, el detenido declaró que padece
una afección nerviosa, que en poco
tiempo se le ha exacerbado, por cuyo motivo
ha tenido que dejar de trabajar, añadiendo
que las armas las compró para venderlas
y que los cartuchos de dinamita los encontró
en unas obras de la plaza de Cataluña,
y que sus padres se los quitaron y entregaron
a la policía.


   En esos años había un gran movimiento anarcosindicalista, por lo que pensamos que bien pudiera ser esa la causa de tener esos explosivos en casa, al contrario de lo que se vio obligado a declarar, lógicamente. Pero también podría ser que simplemente fuese un ladronzuelo del tres al cuarto, y en aquella época había que buscarse el sustento, si no de una manera, de otra. De todos modos, todo son conjeturas, ya que nunca hemos oído hablar sobre él y el asunto se queda en el aire.


   Además,  esto nos indica que en esos momentos vivían juntos en el piso dos matrimonios, compuestos por mis bisabuelos,  mis abuelos Joan y Julia, con mi padre que en el momento de la detención de su tío, tenía  cinco meses, y Buenaventura, que se había separado de su mujer.


   Mis abuelos Joan y Julia tuvieron cuatro hijos pero el tercero falleció pocos meses después de nacer. Al poco tiempo nació Elisa, la pequeña.


Mis abuelos y sus hijos Joan (mi padre), 
Alfredo y el pequeño que falleció


Mis abuelos Joan y Julia, 
el niño del centro es mi padre Joan 
y sus hermanos Alfredo y Elisa

   El abuelo, quizá para escapar a ratos de la pobreza en la que vivía, cuando salía de trabajar se iba a beber unos vinos con los amigos y llegaba a casa demasiado alegre y, lógicamente,  se armaba la bronca en casa. Pero nunca se olvidaba de traerle cada noche un panecillo redondo relleno de alguna cosa para la pequeña de la casa, Elisa.


Mi padre Joan, Alfredo y Elisa

   A mi padre, cuando tenía 8 años, le atropelló un camión. Las heridas, afortunadamente, no le dejaron secuelas, pero en La Vanguardia salió publicado el suceso, que hemos recuperado de la hemeroteca:



Página 8—Miércoles 4 de febrero de 1931
La Vanguardia


Ayer tarde ocurrió en la calle Baja de San Pedro un lamentable suceso. A las cuatro de la tarde el niño de ocho años Juan Mora Merino fue arrollado por un camión, de entre cuyas ruedas fue sacado congravísimas heridas.
El desgraciado niño fue conducido a la casa de socorro de la ronda de San Pedro, donde le apreciaron una herida contusa en la cabeza, contusiones en los maxilares y probable fractura de la base del cráneo.
Después de la cura de urgencia fue trasladado el herido al Hospital Clínico.


16 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Estas haciendo un trabajo muy bueno, que supongo que con el tiempo muchos miembros de tu familia te lo van a agradecer.
Sabes mis abuelos uno se llamó Juan y el otro Alfredo e incluso el apellido de mi marido es Merino, parece que nos una la familia.
Un abrazo

Montse dijo...

Mari-P-R ¡Cuántas coincidencias! Lo cierto es que hacía tiempo que me rondaba por la cabeza escribir todos los recuerdos para que no se perdieran y lo pudieran leer mis hijos y mis nietos, pero no me decidía, hasta que Mari Trini me animó con muchas ganas a hacerlo. Un beso.

Júlia dijo...

Que buen trabajo has hecho al poner nombres y fechas a tantas caras conocidas por las veces que las hemos mirado, pero ignoradas por el tiempo transcurrido. Es un placer darles la bienvenida a nuestras vidas, que han sido la sucesión de la de ellos. Preciosas las imagenes de nuestros pueblos de descendencia....eres una artista. Bésos cariño.

Mª Trinidad dijo...

Maravilloso post, muy bien elegido fotos fechas y la ubicación de ellos lo haces muy bien y con mucho gusto te ha quedado estupendo, otra vez enhorabuena, qué guapos eran tus bisabuelos y abuelos , un beso y un abrazo Mari Trini.

Montse dijo...

¿Qué pasaría para que nuestro abuelo dejara ese pueblo tan bonito? Un beso.

Montse dijo...

Gracias, Mari Trini, en mi familia dinero no tenían, pero lo que son fotos...Un beso.

Josep dijo...

Montse, mientras te leia estaba pensando que podría haber ocurrido para que tu familia se fuera de este pueblo. Solo se me ocurre pensar que por aquel entonces no habia muchos recursos. Tienes una familia estupenda, te felicito.
Un petó.

Montse dijo...

Gracias Josep, seguramente el motivo, como bien dices, sería el de buscarse el sustento, siempre ha habido emigrantes de más lejos o más cerca. Un beso.

Júlia dijo...

Muy bonito...vamos a por el tercero guapi. A la mama le gusto mucho, ahora le voy a poner el 2º. Tenemos mono.

Montse dijo...

Julia, de momento iré poniendo uno cada dos días, que la semana que viene me darán el alta y tendré menos tiempo. Un besito.

Mª Carmen dijo...

Muy interesante y tierno.Me ha gustado.Besitos.

Montse dijo...

Muchas gracias, Mª Carmen, he visto tu blog y tienes unas pinturas preciosas. Besos.

Nacora dijo...

Abuelos, bisabuelos... Y te acuerdas de todos, hasta los nombres!!
Me acuerdo cuando era pequeña y tenía que hacer un trabajo para el cole sobre el árbol genealógico de la família... Ya en ese entonces flipé de cómo te acordabas de todo, además como son fotos en blanco y negro cuando era pequeña pensaba que era algo mucho más lejano de lo que ya es. Y todavía siguen escritos en lápiz algunos nombres de las personas que salen en las fotos, de aquel día que me las llevé al cole para el trabajo.
En fin, este escrito (y fotos) no se deben perder nunca!

Montse dijo...

Anna, cuando se es niño parece que 20 años atrás nos traslade a una época remota, y en realidad no es nada. Un beso.

Miquel dijo...

Molt bé... Salut ¡

Montse dijo...

Muchas gracias, Miquel. Saludos.