jueves, 26 de enero de 2012

9 - LA FAMILIA DE MADRID

   
   En octubre de 1955 nací yo, Montse, en casa igual que mis hermanos, y nuestra madre después del parto cogió una pulmonía como  en los dos partos anteriores, con unas fiebres muy altas. En cada parto le ocurría lo mismo, incluso con la pequeña Gemma que nació la última y en el hospital Sant Pau, posiblemente porque estaba débil debido a las anemias que padecía al no estar bien alimentada.


  Cuando ya estaba recuperada y yo tenía pocos meses de edad, nuestro padre, la tieta Elisa, y mis hermanos Juanito y Julia, hicieron un viaje a Madrid para visitar a la familia por parte de la abuela paterna. Nuestra madre y yo nos quedamos en casa.

Yo, en brazos de mi madre
teñida de morena, tomando
chocolate y galletas maría

   Estuvieron en Madrid y en Daganzo, una población de la capital, donde vivían otros tíos de mi padre. Como en todos los pueblos antiguamente, no había WC,  y se hacían las necesidades fisiológicas en el corral. Mi hermano Juanito al ver que las gallinas correteaban y se alimentaban por el mismo lugar picándolo "todo", cogió tal asco y aversión hacia los pollos y los animales con plumas en general, que no comía pollo en casa, el día que mi madre cocinaba pollo a él le hacía huevos fritos ¡Qué también es pollo!, sólo lo comía en las riquísimas croquetas que hacía mi madre . Era bien mayor cuando se le fue pasando poco a poco la repugnancia y empezó a comerlo otra vez.


 Daganzo


  Uno de los días que pasaron en Madrid, los familiares quisieron obsequiarles con una comida campestre, así que fueron todos al campo, al lado del río Manzanares, donde había rebaños de ovejas. Con el mantel en el suelo prepararon las ensaladas, con olivas, tomates y demás, y mi hermano Juanito se fijó en una oliva negra que había fuera del mantel, en el suelo, así que la cogió y se la metió en la boca. Enseguida llegó una de las tías diciéndole "quítate eso de la boca" y metiéndole el dedo para sacárselo ¡Era una cagada de oveja! ¡Estos niños de ciudad...!

Mi padre, mi tía Elisa,
Julia y  Juanito, en Madrid

Mi bisabuela Eulogia y uno de los primos de mi 
padre, Luis con su esposa, Pepi,  año 1949

Julia, divirtiéndose en Madrid

Mi padre,la tieta Elisa, Juanito y Julia
y la familia madrileña

Esta prima se llamaba Elisa, 
como mi tía

    Muchos de ellos vinieron a Barcelona, en años distintos,  y los llevábamos a Montjuich, al Parc de la Ciutadella, al puerto,  y a los lugares más emblemáticos de Barcelona. Recuerdo que una de las veces que vinieron, nuestro padre nos mandó ir a comprar xuxos para que desayunaran y sorprendidos dijeron que en Madrid los chuchos son los perros.

Con el primo Miguel y su esposa Juani, 
en Montjuich

Con los tíos Victoriano y Dominga, 
en el Tibidabo
Con la prima Amparo y su marido, Luis 
con su hija, en el zoo
En esta bonita foto coloreada de la época
también está la tieta Elisa

  El marido de la prima Amparo trabajaba en una fábrica de porcelanas y nos trajo de regalo unos platitos en forma de barca para el aperitivo, como los que ponían en los bares para las olivas, que tenían dibujadas unas hermosas gambas. También una especie de jarrón que decían que era una talquera ¿?, pero mi madre le ponía rosas de plástico, de las que decíamos que parecían de verdad. Ahora es al revés, cuando vemos una rosa bonita decimos que parece de plástico. La talquera ha llegado viva hasta nuestros días y la tiene mi hermana Gemma, eso sí, sin tapón ya que se rompió hace años.

La talquera, por delante..

 ...y por detrás
   Nuestro padre y sus familiares madrileños mantuvieron correspondencia muchos años, sobre todo en Navidad, porque ellos nos enviaban lotería de Madrid y nuestro padre les enviaba de Barcelona, hasta que sus tíos se hicieron muy mayores y se fueron distanciando las cartas hasta que se acabó por no escribir.

Una de las fotos familiares que enviaban


Dominga, tía de mi padre

La boda de Amparo y Luis

   Uno de los primos de nuestro padre, Victoriano Peligros Merino "Víctor", fue futbolista. Empezó jugando en el Plus Ultra, una filial del Atlético de Madrid y jugó una temporada en 1ª división con el Sporting. Gracias a Internet hemos podido averiguar que se jubiló en 2006 siendo Director de la Escuela Infantil del Atlético de Madrid.

Victoriano, en el campo
donde jugaba

Haciendo la mili en Marruecos

Victoriano con sus hermanos
y su madre, Dominga

   En una de las ocasiones que vino a jugar a Barcelona, sería en el año 1958-59, siendo rival el Condal (filial del C.F.Barcelona), estuvo en casa con un compañero del equipo, Feliciano Rivilla, y nuestro padre y Juanito fueron al campo de Las Corts a ver el partido. Nuestro padre y su primo se apreciaban mucho, aunque nuestro padre era un culé acérrimo, como todos nosotros.

Mi padre con Victoriano, Rivilla
y otros compañeros de equipo

Mi padre y sus primos Victoriano y Miguel
(cuando yo veía esta foto, creía que a mi padre
le había faltado una pierna en otro tiempo)


13 comentarios:

Miquel dijo...

Muy curioso e interesante ¡¡¡. Salut

Mª Trinidad dijo...

Eres querida Montse la repera, lo que me he reído, pero qué buena eres, y que guapas tú y tu madre, que sonrisa más boita tiene, le das un beso de mi parte cuando la veas...
Muy bueno el post, tu vida tu historia y tus vivécias, superinteresante.
Un beso amiga.

Júlia dijo...

Que fuerte es nuestra madre, pasar cuatro pulmonías en aquella época, que no es lo mismo que ahora, con todos lo achaques que ha tenido y lo vigorosa que todavia está.
Montse, de pequeña eras monísima, rubia con un pelo precioso, bueno todos mis hermanos eran rubios menos yo, vamos la oveja negra de la familia.
Has hecho un gran estudio de nuestra familia madrileña, les has puesto nombres y fechas a muchas imàgenes que conocíamos por las fotografias, pero desconociamos quienes eran.Cuanto le hubiera gustado al papa ver sus antepasados, su vida y sus descendientes escrito por su hija.
Besos.

Montse dijo...

Gracias, Miquel, Salut!!

Montse dijo...

Gracias, Mari Trini, la anécdota de las olivas era obligado contarlo porque nos hemos reído cada vez que lo recordábamos, pobre Juanito, era muy pequeño. Un beso.

Montse dijo...

Julia, ovejita negra! Tanto repasar las fotos últimamente ha servido para desvelar nombres y parentescos. Sí es fuerte la mama, sí, con todo lo que ha pasado... Besitos.

Josep dijo...

la anécdota de las olivas realizada por un niño de "Can Fanga", Bravo!!

Un petó.

Montse dijo...

Josep, fíjate que hasta hace poco tiempo no sabía que a los de Barcelona nos llamaban los de "can fanga", me lo explicó mi hermana Gemma no hace mucho.
Un petó.

Sandra Garcia Tapia dijo...

cómo me he reído con lo de la oliva, Jeje!! Curioso tb la aversión a comer pollo :-)

Montse dijo...

Pues mi hermana Gemma me contó hace poco que tu cuñado Jordi cuando era pequeño también cogió una y le dijo "que é eto, tieta", él con tal de comer... lo que fuera, jaja.

miguel angel menendez iglesias dijo...

Hola montse,me gustaría contactar con victoriano peligros Merino,estoy haciendo un libro sobre ex jugadores del sporting de gijon y me gustaría hablar con el,sería posible? Si es así avísame a este correo.
Elmoneneiphone@gmail.com y muchas gracias por todo.

Mª Trinidad Vilchez dijo...

Querida Montse, como te encuentro a faltar, y no solo yo....Un abrazo guapa y vuelve pronto porfa.

Montse dijo...

Hola Mari Trini, no sé cuando podré....he empezado una nueva etapa en mi vida profesional, ni siquiera vivo ya en Sabadell, sino en Barcelona. Ya te contaré. Muchas gracias y besos.