domingo, 15 de enero de 2012

4- HUERFANOS MUY TEMPRANO - ALFREDO Y ELISA



     En el año 1941, cuando nuestro padre tenía 18 años, falleció su madre, Julia, que entre otras cosas padecía de bocio y diabetes, y al cabo de dos años, en 1943 falleció su padre, Joan. En este momento estaba nuestro padre prestando el servicio militar en Tetuán, y su hermano mediano, Alfredo, estaba en Infantería de Marina, en Cádiz. Al ser nuestra tía Elisa menor de edad, 15 años, y quedarse huérfana de padre y madre, nuestro padre tuvo que volver a casa sin acabar la "mili" para hacerse cargo de su hermana.

El del medio es mi padre haciendo la "mili"

   Posiblemente, por quedarse huérfano tan joven y faltarle la autoridad paterna, nuestro tío Alfredo, se iba con los amigos y bebía más de la cuenta y mi padre siempre iba en su busca a defenderlo de las peleas con los amigos. A nuestro padre, por ser el mayor, le tocó siempre defender y proteger a sus hermanos aunque tuviera que pelearse con quien fuera, y a causa de esto y también porque era el primero en ofrecerse cuando había que hacer algún trabajo en el que se necesitara destreza o fuerza, se ganó el apelativo de "Toro" entre sus amigos durante su juventud.

Mi padre Juan 


Mi tío Alfredo

    Nuestro tío Alfredo había padecido de niño una poliomelitis, que lo dejó delicado de salud y débil en su juventud. Nos contaba nuestro padre que, un día caminando por Pl. Sant Jaume los dos hermanos, comenzó a sonar el himno de España y todos los viandantes tenían la obligación de parar y levantar el brazo derecho, y al estar Alfredo débil, nuestro padre le aguantó el brazo, y al verlos los policías en esa actitud "irrespetuosa" los llevaron a la comisaría y los muy cabrones les dieron una paliza.


 Escena demasiado frecuente en aquellos años

Franco en Barcelona

    Cuando tuvo 16 años, Elisa entró a trabajar en una fábrica metalúrgica en Pº San Juan. Tenía dos primas "puritanas" que la consideraban la oveja negra de la familia y la criticaban porque a ella le gustaba mucho ir a bailar con las amigas, cuando no hacía ningún mal a nadie por ello. Seguro que le tenían envidia porque era muy guapa y tuvo más de un pretendiente.


Mi tía Elisa, guapísima


   Las mejores amigas de Elisa fueron Isabel, de la Barceloneta. Mercedes, una mujer alta, guapa y con estilo que llevaba el pelo cortado estilo "garçon" y siempre fue muy moderna. Se casó con un italiano muy guapo y se quedaron a vivir en Suiza.


Mercedes y el italiano guapo

     Encarna, que había sido novia de nuestro padre y vivía en una travesía de la calle Princesa. Se casó y tuvo hijos gemelos que de pequeños no eran muy guapos, y decíamos a nuestro padre "Papa, menos mal que no te casaste con la Encarna".

   Vicenta, su hermana, que no era muy agraciada, pero ella creía que sí lo era, también era amiga de mi tía. Cuando venía a casa siempre hablaba mirándose al espejo que había sobre el bufet y cuando se iba, nosotros nos reíamos y la imitábamos. Se casó con un italiano que le decía que tenía las piernas como la Lollobrigida. Nosotros intentábamos ver el parecido pero no lo encontrábamos.

Gina Lollobrigida


Mi tía Elisa (falda oscura) 
con sus amigas

   Salomé, que trabajaba de portera en una escalera de la calle Girona y era modista. Nos gustaba ir allí y deslizarnos por el mármol que adornaba la escalera como en un tobogán. Siempre estaba la pequeña portería llena de telas e hilos.  Más tarde se trasladó a un piso en la calle Cruz Canteros, al lado del Paralelo donde siguió cosiendo. Ella nos hizo muchos vestidos, también los de comunión y boda y las telas las comprábamos en Ribes y Casals, de Via Laietana. No se casó nunca.


Salomé, otra amiga y Elisa


Aquí comprábamos las telas

     En una ocasión fue mi padre con mi tía Elisa a la Pl. Sant Jaume, donde estaba el equipo del Barça celebrando un título, y era tal el gentío  que mi padre recibió innumerables golpes y pisotones por proteger a su hermana. Salió de allí tan magullado que dijo que nunca más volvería a ir a una celebración de este tipo.

Barça campeón de Liga 1951-52

Celebración el Pl. Sant Jaume de la Champions el 2011

   Nuestro padre trabajaba de "paleta" en diversas obras de construcción que le ofrecían y su hermano Alfredo trabajó en la Compañía del Gas  apagando las luces de las calles que había que hacerlo de una en una, y más tarde fue inspector de los contadores de las casas. Hay una anécdota sobre eso: tenían un vecino que se llamaba Pepe, "El Caraguapa" (precisamente por lo contrario), que trabajaba de conductor de tranvía, pues bien, nuestro tío se subía al tranvía y el amigo se iba parando en todas las farolas para que las apagara. Y nadie se quejaba ¡Qué tiempos!


Mi tío Alfredo


UN DELICIOSO VIAJE EN TRANVIA


   Con los salarios que cobraban, mi padre y sus amigos no podían permitirse ir al teatro, así que conseguían entrar gratis yendo como claca, cuyo trabajo era estar sentados viendo la función y aplaudir a rabiar. De esta manera, iban al Paralelo y veían los espectáculos de las estrellas del momento, como Celia Gámez, Mary Santpere  y Alady.


Celia Gámez

Teatro Apolo  a principios del siglo XX

Teatro Cómico












18 comentarios:

Nacora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nacora dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mª Trinidad dijo...

¡¡¡GGGGGGGUUUUUUUUAAAAAAAAAAAAAAUUUUUUUUUUUUUUU!!!!!!!!!!


Pero qué bien y que letra más chula,nena te ha quedado fantástico, lo he leído dos veces, antes de hacerte un comentario, y que guapos eran todos, mujeres y hombres, pero guapos de verdad.
Y querida amiga Montse, lo haces de maravilla, ¡¡¡NENA TÚ VALES MUCHO...!!!
Muy bien explicado y lo mejor de todo, que engancha y quieres más, bueno, mañana a partir de las 7 de la tarde te llamo por TF.
Que pases con tu familia un buen domingo, y un besazo guapa. Mari Trini.

Nacora dijo...

¡Vaya! Esta vez has escrito bastante más =)

Cuando me contaste hace tiempo ya lo de tu padre y tu tío Alfredo, sobre lo del himno de España, se me pusieron los pelos de punta. Me pareció muy fuerte.

Lástima que nunca pude conocer a mi yayo Juan, pero al menos puedo leer algunas de sus anéctodas aquí, además de las que muchas veces ya me has contado.

La tieta Lisa sí que era guapa, siempre me lo habíais dicho. Seguro que era que tenían envidia las amigas, porque decirle aquello era una tontería.

Bueno, pues sigue subiendo entradas que todos las leemos muy a gusto =D

Montse dijo...

Muchísimas gracias, Mari Trini, la verdad es que hasta que no queda como yo quiero no paro, y si me equivoco en algo vuelvo a corregirlo mil veces si hace falta. Si que eran todos muy guapos, ya verás mi madre también. Mañana hablamos, un beso, guapa.

Mª Trinidad dijo...

De nada amiga, buen domingo y hasta mañana, que vamos a comer ahora.
Un beso CRACK.

Júlia dijo...

Que mal lo pasarían en aquella época tan oscura al quedarse sin padres tan jovenes, pero estoy segura que el papa ayudó mucho a superar ese trance con su protección ya que lo hizo hasta el fin de su vida. La tieta Elisa en su juventud, creo que se lo paso bién y esó que se lleva, que la vida dura muy poquito y hay que aprovecharla. Una vez, paseándo con ella, con Mercedes y Dolores, estas eran hermanas, al pasar por delante de un taller mecánico, le dijeron a Dolores " tienes el culo más bajo que la matrícula de un biscooter", ahora me parece una groseria de mal gusto, pero en su momento me hizo mucha gracia. Montse muy bien, a por el 5.Besos.

Mª Trinidad dijo...

Querida Júlia, qué piropo más raro, yo no lo entiendoo mucho...
Un abrazo guapa.

Mari-Pi-R dijo...

Hola Montse, me vas sorprendiendo en cada una de tus entradas, cuanta historia que tienes para contar y cuantos buenos recuerdos llevas de ellos.
Bonitas fotos, que belleza de gente de los tuyos.
Un abrazo fuerte

Montse dijo...

Anna, cariño, gracias por ayudarme y enseñarme a poner videos, recortar fotos y un montón de cosas más, te quiero.

Montse dijo...

Julia, cómo se debió quedar Dolores al oir eso, la pobre. Era muy guapa también, como su hermana. Un besito y hasta luego.

Júlia dijo...

Mari Trini, he escrito mal el nombre del coche, es Biscuter (igual por eso no se entiende), pero no deja de ser una anécdota que me hizo gracia. Besos

Montse dijo...

Mari-P-R, muchas gracias, sí que hay muchas anécdotas en mi familia, unas buenas y otras no tan buenas, supongo que como en todas las casas, y vale la pena recordarlas, sobre todo si nos hacen pasar buenos ratos. Un abrazo.

Josep dijo...

atifMontse, me está resultando tan familiar las historias que cuentas de cada uno de ellos que me haces revivir otras cosas iguales del pasado. Pienso que no debo caer en el error de contestar a cada vivencia tuya con otra mia -que te prometo podría hacerlo tranquilamente-
Lo del brazo en alto algún dia lo explicaré en mi blog. La mare que els va parí!
Montse,me encanta estar aquí!

Un petó.

Josep dijo...

Montse, perdón, han salido en mi comentario anterior las letras [atif]
son las mismas que he puesto en la verificaciónde la palabra. no se el motivo.

Miquel dijo...

Bello reportaje familiar ¡. La vida pasa tan deprisa ¡¡ Me ha gustado mucho la foto de tu tia...guapísima ¡¡ y la de la merienda campestre ¡¡eran otros tiempos con más salero para la vida ¡¡ salut

Montse dijo...

Josep, puedes explicar las vivencias de tu familia tranquilamente, me encantará leerlas, desde luego que todas más o menos han vivido situaciones parecidas según la época. Muchas gracias, un petó.

Montse dijo...

Miquel, es verdad que antes se disfrutaba más con bien poco. Mi tía era un bellezón. Muchas gracias, saludos.